Buck Tincho en el siglo XXI y medio

septiembre 12, 2008

Martín Mereb oferece la siguiente joyita de la ciencia (ficción):

Habiendo superado las barreras energéticas que oponía su archienemiga, Norma Lamalco, Buck Tincho llega a un cuarto rectangular con paredes cubiertas por espejos. En un punto cuidadosamente elegido al azar lo espera con un laser de alto poder. Las paredes reflejan los disparos, y ambos son tan vagos que prefieren no moverse de su lugar. Tincho tiene unos pocos espejos (puntuales, lamentablemente) a su disposición. ¿Puede ubicarlos de forma que Norma no pueda alcanzarlo con sus disparos?

7 comentarios to “Buck Tincho en el siglo XXI y medio”

  1. quimey said

    Tengo la impresion(por supuesto no una demostracion) de que con numerables espejos le alcanza y estoy completamente convencido de que con finitos no se puede (pero obviamente tampoco tengo una demostracion para esto). Aunque es claro que alguien va a tirar un argumento brillante para demostrar que se puede con 57 espejos🙂

  2. Marlowe, PI said

    Alcanza con, exactamente, numerables espejos. Lo dejo picando😛.

  3. quimey said

    Tengo la impresion que todas las formas de disparar se pueden “parametrizar” con la cantidad de veces que rebota el laser. Es decir, dado un numero n hay solo finitas formas de disparar que den en el blanco despues de rebotar exactamente n veces. Si se prueba esto ya sale que alcanza con numerables espejos. Y creo que es bastante sencillo encontrar una familia de ejemplos de disparos que muestren que con finitos espejos alcanza.

  4. Grin Without a Cat said

    Supongamos por simplicidad que el cuarto es cuadrado. Supongamos que el bueno es un punto azul y el malo un punto rojo. Supongamos finalmente que el decorador de la habitación eligió una alfombra sobre la cual esta dibujada una enorme R.

    Entonces, es lo mismo que el malo le apunte al bueno «con una carambola a seis bandas», como en esta figura, que que le apunte a la imagen del bueno indicada en esta otra figura.

    De la misma forma, es claro que hay numerables direcciones en las que el malo puede apuntar de manera de herir al bueno con rebotes en las paredes, porque hay un número numerable de imágenes del bueno en los espejos. Así que, para protegerse, al bueno le alcanza con numerables obstáculos puntuales—pero claramente no con finitos.

  5. Marlowe, PI said

    UPDATE: Lo pensamos en vivo y directo entre todos y no es para nada, pero para nada fácil!!

  6. julianhaddad said

    UPDATE: ¡y? ¿en que quedaron el mièrcoles?

  7. quimey said

    Aparentemente alcanza con 8 o 16 en algunos casos no patologicos, pero falta analizar algunas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: